Un gran número de estas gargantillas eran de colores dorados

En la alcoba de una señora casi siempre existe un cofrecillo donde coloca sortijas y también imitaciones de otros años que hoy en día no las usan ya que las tienen oscurecidas o por olvido.

Un gran número de estas piezas como por ejemplo pulseras y collares no se deben desaprovechar en el caso de que se limpien con aplomo con el objetivo de que brillen como en el pasado.

Un gran número de estas gargantillas eran de colores dorados y plateados puesto que se hicieron con minerales que con el transcurso del tiempo o también el fresco se han oxidado. Lo que un comienzo sería apropiado es enterarnos de el tipo de mineral y por supuesto la tonalidad que tienen hoy en día.

Bastantes alhajas de arbol de la vida están recubiertas de oro no obstante con el paso del tiempo desaparece del metal original y no es sencillo conseguir de nuevo esa tonalidad ya que sería preciso recubirlas una vez más de ese metal tan valioso y resulta más asequible adquirir una pulsera moderna, mientras que llegue a ser una aleacción asequibe porque si son de plata de ley tienen más valor.

La plata cotizada envejece bastante peor que otros metales e incluso no es fácil de limpiar. Para poder adecentar algunos pendientes deberá de hacerse de un paño limpio y luego restregar con intensidad para que lo oscurecido no se note, no obstante en el caso de que no se quite la suciedad disponemos de técnicas más efectivas como el jugo de limón, el carbonato ácido de sodio o la pasta dentrífica. No utilice sustancias químicas que podrían dañar la plata cotizada y asimismo podría hacerse daño en las manos o los ojos al contacto con ese líquido.

Si en su joyero abundan las sortijas y los pendientes de plata de ley y su objetivo es mantenerlos en buen estado es necesario frotar estas alhajas empleando productos indicados para ello.

A veces en esas cajas se tienen piezas que están estropeadas y obviamente hay que ir a un establecimiento especializado con el propósito de que nos las arreglen, pero suele ser bastante más caro que adecentarlas utilizando varios métodos que encontramos en las páginas webs.

Hay féminas que no tienen una caja con el fin de resguardar sus gargantillas de manera que las guardan dentro de cajoncillos, de esa manera es fácil perder alhajas por no estar ordenadas.

Las señoras conservan bastantes piezas y lo propio sería hacernos de un cofrecillo amplio que contenga algunos apartados para meter perfectamente todas las joyas. Los cofrecillos se ofertan en grandes almacenes asi como en tiendas especializadas donde va a poder optar por el que le guste más y obviamente pueda meterse en el espacio que tenga en su hogar. Tenga en cuenta colocarlo donde no sea fácil encontrarlo para no correr el riesgo de que le roben.

Los anillos de plata de gran valor suelen venir dentro de estuches de cara a resguardarlas de impactos y además de roces, en todos los hogares es fácil que haya piezas de joyería cotizadas. Si tiene que viajar y no dispone de medidas de seguridad en su hogar, llévelas a un lugar que le ofrezca garantía, dado que suelen adueñarse de ellas los timadores al no pesar en exceso pero además si se da el caso de que son de oro podrán forjarlo y venderlo a joyeros sin dignidad que más tarde lo utilizan para diseñar otras joyas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn