Gemelos de plata grabados

Desde los inicios de la historia los collares, pendientes, relojes, colgantes, anillos, etc. se han realizado tanto para señoras como para caballeros, en la mayor parte de las poblaciones. Su principal cometido ha sido el ornamental y el estético.

Los primeros indicios de joyas se hicieron en Africa, exactamente en el período de la historia de la humanidad que comprende desde el origen del hombre hasta la aparición de los primeros testimonios escritos.

Hace 70 siglos se presentaron gemelos personalizados padrino, aros, alianzas, esclavas, etc. de un metal compuesto de atacamita, brochantita, antherita, crisoloca y cuprita.

En la época de los egipcios las alhajas eran símbolo de riqueza y aparte propiedad de los faraones en los templos.

Los griegos no solían llevar pendientes, pulseras, collares, anillos, etc. y si se ponían alguna pieza de joyería era para alguna cita pública. Se utilizaban para hacer un regalo y aparte las señoras llevaban sortijas, pulseras, gargantillas etc. para estar más elegantes y revelar su fortuna.

Cuando los romanos se instalan en europa, se empezaron a hacer joyas diferentes. La joya que más se fabricó fue el prendedor, y de este modo no se descolocaban las prendas. Usaron una gama muy amplia de materiales, debido a que había muchos recursos en todos los países. Fabricaban pendientes, brazaletes, cierres y collares. Asimismo fabricaron colgantes de huescar Joyeros y por dentro se rellenaban con fragancias. Las señoras llevaban pendientes, collares, broches, pulseras, anillos, etc., mientras que los señores usaban sortijas.

En la época que se caracteriza por una concepción del hombre y del mundo basada en el conocimiento admiración e imitación de la antigüedad clásica y las exploraciones de Pedro Alvarez Cabral, Colón, Juan Sebastián Elcano, Vascode Gama, etc. aportaron muchos avances en el campo de la joyería europea.

Cuando napoleón fue coronado emperador de los franceses. Los expertos en joyería comenzaron a diseñar alhajas para ponerse en las manos, en el cuello, en las prendas, en los dedos, en la cabeza y en las orejas para llevar a conjunto.

Las variaciones de las estructuras de la sociedad conformadas por normas, símbolos y productos culturales, valores éticos y culturales, causados por fuerzas externas e internas en el devenir histórico y además las nuevas tecnologías hicieron que emergiera una clase social integrada por profesionales que podía adquirir aretes, colgantes, brazaletes, prendedores, sortijas, etc..

En nuestros tiempos las nuevas técnicas además de la utilización del bronce, cobalto, estaño, aluminio, hierro, etc. han dado lugar al diseño de joyas más modernas, y también por un módico precio.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn